Cub Arquitectura
inicio

ESPACIOS QUE EMOCIONAN

Las emociones rigen nuestras vidas. Los espacios las albergan.
En RafaCub somos creadores de espacios y de emociones.


Foto: Proyecto RafaCub
Foto: Proyecto RafaCub

30 de abril de 2013
07:37 a.m.
Me despierto algo sobresaltado con una idea en la cabeza. Sé que se coló en mi mente en algún momento de la noche, pero no estoy muy seguro de poder decir cuándo exactamente.
07:42 a.m.
Intento conciliar el sueño de nuevo (el despertador no sonará hasta dentro de 24 minutos, y no me gusta romper la rutina), pero hoy me resulta imposible, no paro de dar vueltas en círculos a la misma imagen. La misma todo el tiempo.
07:43 a.m.
Me levanto de la cama, creo que ya está bien. Me da un poco de rabia, no lo voy a negar, pero, como Daniel Libeskind, yo también pienso que “la falta de ideas es más perjudicial que el exceso de imaginación”.
08:03 a.m.
La ducha sólo ha servido para avivar el pensamiento, así que hoy salgo de casa con una sensación extraña de actividad incesante, de falta de descanso, de abuso de emoción.
08:07 a.m.
¿La oficina siempre ha estado tan cerca? No recuerdo el camino que acabo de recorrer, ni si he andado rápido o lento,… Ni si quiera recuerdo haber andado. Es curioso el poder de la mente, ¿verdad? Sólo puedo pensar en música.
08:08 a.m.
¿Música? Sí, música; nunca me lo había planteado así.
08:09 a.m.
Me enfrento a la concepción de un nuevo proyecto, al nacimiento de la idea que acabará dando vida a un hogar, y tengo muy claro que no voy a descuidar el oído en esta ocasión. El sonido, además de ser uno de los mecanismos más importantes para recordar, juega un papel primordial en la experiencia del espacio, por lo que podemos considerarlo como un recurso más de la arquitectura. Cuidar y estimular el sentido del oído es crucial.
08:11 a.m.
A tener en cuenta: primero, la importancia del silencio (que también es sonido), de vivir sin ruido para garantizar calidad de vida y el relax; segundo, no olvidar que hay sonidos clave dentro del “interiorismo emocional” de cada uno. Teniendo claro todo esto, me enfrento al reto de conseguir un aislamiento eficaz para alejar todos los ruidos molestos del entorno (un patio interior con vegetación quizá pueda ayudarme), pero sin eliminar el beneficioso murmullo de un entorno natural (agua, ramas y hojas,…).
08:12 a.m.
¿Falta, falta… qué falta?
08:14 a.m.
Por supuesto, en esta casa (y en todas), ha de haber un instrumento, o más, y un buen equipo reproductor, capaz de envolverte y transportarte allá donde quieras estar.
¡Silencio, que no pare la música!